Carta a mi Madre


A mi adorada madre María Asunción.

 

Oh! Dulce y amada madre mía, 

¿sabes? Fuiste tú la que inspiró mi vida.

Solo pronunciar tu nombre, y mi corazón latía

y de mi pecho salirse él quería para ofrecértelo

Oh! Madre mía.

 

Recuerdas cuando yo era un niño

me decías: hijo mío, eres el hijo de mis entrañas,

te quiero, te adoro,

y tus labios se posaban en mi frente,

y yo sentía felicidad, gozo y alegría.

 

Tu perfume y tu presencia eran para mí sentirme rodeado de rosas,

de jazmines y del más puro aroma.

 

Te miraba; tus ojos grandes, negros como la noche

y tu rostro radiante de dulzura,

era feliz, aún siendo muy niño me enseñasteis a amar

con la misma intensidad a mi padre querido.

 

Me enseñaste también amar a Dios, creador del cielo y la tierra

el que permitió que yo naciera

y conociera a nuestra madre la Virgen María,

y muy dentro de mi alma y de mi mente repetía:

ahora sé, porqué te amo tanto madre mía,

porque tu nombre era MARÍA ASUNCIÓN.

porque naciste ese día, un 15 de agosto,

tus padres te pusieron ese nombre como tu guía

y estoy seguro que la Virgen María te acompañó

hasta que me dejaste un día,

fueron casi 50 años que gocé de tu dulce compañía.

 

El día que te fuiste sentí que yo moría,

quería irme contigo

ya era médico y había salvado tantas vidas

y no pude con la tuya

pero tú me enseñaste que no es el hombre

quien decide el momento de la última partida,

sino ese Dios del que tú tanto me hablaste;

y así elevando la mirada al cielo,

comprendí porqué te fuiste,

sentí felicidad porque sabía

que estabas acompañada de mi padre,

ambos dejaron que sus almas estuvieran juntas en el cielo

y entonces pensé

que la muerte permite que se junten las almas que se amaron.

 

Y sabes madre, sentí que poco a poco

mi corazón de emoción latía,

y también como médico sabía

que tú y mi padre,

los grandes amores de mi vida,

vivían en mi porque yo fui el fruto de vuestro amor.

 

Entonces me dije: ustedes viven en mí y solo me queda

consagrar lo que me diste en vida,

vivir hasta que llegue el día en que tenga que partir

a buscarlos y encontrar sus almas

para otra vez estar juntos con el Dios que me mostraste.

 

Recuerdo sus palabras cuando leíamos la Biblia

y el mismo Cristo nos decía: el que cree en mí tendrá la vida eterna,

y tu bien lo sabes, ¡Madre Mía!

solo espero ese día para abrazarte y besarte, como lo hice en toda nuestra vida.

 

Tu hijo que te sigue amando,

Frank

Decano de la FMH USMPDr. Frank Lizaraso Caparó.

Decano de la Facultad de Medicina Humana

Universidad San Martín de Porres


Anuncios

Acerca de Bamboo Seniors Health Services

Clínica Especializada en Medicina del Adulto Mayor
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Carta a mi Madre

  1. Monica dijo:

    Doctor, que linda Carta, se nota que usted realmente siente lo que ha escrito. Que orgullosa y querida se debe sentir su mama donde se encuentre, y sobre todo muy feliz y conmovida de tener un hijo q la quiere tanto y siempre la tiene presente. Espero algún día ser tan apreciada y querida por mis hijos, como lo es la Sra. Asunción .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s