La vivienda: una de las claves para un buen envejecimiento


“Ay Doc… Si yo hubiera sabido que estas gradas me iban a ser tan peligrosas y limitantes cuando mandé construir mi casa hace años… Le habría pedido al arquitecto que me la diseñe como para poder vivir ahí toda la vida y para que mis padres o amigos con una discapacidad puedan venir tranquilos a visitarme”; me dijo un paciente.

Don Ramiro Alzamendi Montestruque, era un empresario de 88 años cuyo razonamiento era muy bueno pero  tenía artrosis severa en las rodillas.

Determinantes claves para un envejecimiento feliz

El envejecimiento es un proceso normal de la vida, por el cual se va perdiendo la capacidad de adaptarse tanto a los cambios del medio interno como del externo. Las personas que mantienen una mejor capacidad de adaptación (menor vulnerabilidad) a situaciones estresoras logran un mejor envejecimiento. Las enfermedades y las reacciones adversas a medicamentos son ejemplos de estresores internos. La medicina del adulto mayor (geriatría) en trabajo coordinado con el mismo sujeto deben tratar de responder adecuadamente a cada situación para tener al cuerpo en una situación de balance que le permita seguir funcionando. Factores externos como la vivienda, el diseño urbano, el trasporte, las redes sociales, la situación económica, la situación ambiental, la protección contra el abuso etc. Son claves para lograr un envejecimiento feliz con salud, seguridad y que le permita seguir participando de la sociedad.

Una vivienda adaptada: excelente forma de invertir en la salud de un Adulto Mayor

La vivienda es un elemento fundamental en la vida de cualquier persona. Goza de gran importancia por ser el espacio donde el ser humano crea su propio ambiente y desarrolla sus relaciones interpersonales más cercanas. La principal causa de muerte de causa externa en las personas mayores son las caídas y estás se dan en su mayoría dentro de la misma casa. Pero no todas las viviendas son iguales. Una vivienda accesible promueve salud, garantiza la autonomía, la seguridad, la dignidad, el confort y el ahorro de tiempo, no sólo de las personas que la habitan, sino también de aquellas que la visitan. Inclusive si una persona llega a tener una discapacidad con una vivienda pensada para esta eventualidad, se puede seguir valiendo por sí mismo.

Un Adulto Mayor tiene derecho a encontrar una casa adecuada a su etapa de vida y a envejecer en su casa, pero además, debe poder acudir a cualquier reunión familiar o de amigos sin dificultad, lo que sin duda contribuirá a su plena integración social. Una sociedad de tan rápido envejecimiento poblacional debe ya asumir el reto de adecuarse toda para estos ciudadanos.

A continuación recomendaciones para adecuación de las viviendas:

  • La numeración del edificio debe ser visible.
  • La altura del timbre, del portero o video portero automático y del buzón deben ser adecuadas.
  • A ambos lados de la puerta de acceso a la vivienda debe existir un espacio libre para la  maniobra de sillas de ruedas.
  • Los pasillos y rampas deben permitir la circulación de una persona con movilidad reducida y el acceso a dichas dependencias.
  • Los pisos deben ser antideslizantes (los pisos hechos de bambú son una buena opción) y con buena iluminación (indirecta).
  • Es importante que no hayan elementos sueltos que puedan provocar tropiezos (alfombras, cables, etc.).
  • Una ubicación adecuada de interruptores y enchufes, así como su fácil localización.
  • El baño debe tener espacio suficiente para la movilidad de una silla de ruedas.
  • Además de piso antideslizante en la ducha (bañera) y barras para sostenerse dentro de la bañera (ducha) y cerca del inodoro.
  • La cocina debe ofrecer espacio libre suficiente para la movilidad de una silla de ruedas.
  • Las cosas que se usen con más frecuencia es mejor que estén en estantes inferiores (a nivel de la cintura).
  • En el dormitorio procurar colocar una lámpara cerca de la cama por el lado que sea fácil de alcanzar y una luz nocturna para ver por dónde camina.
  • Los armarios deben tener las repisas a una altura cómoda (nivel de la cintura).
  • Las áreas comunes deben asegurar el acceso para una silla de ruedas en su interior.

La vivienda como inversión: otra forma para protegerse y ahorrar capital de adaptación para el futuro

Para una persona mayor, inclusive para los adultos jóvenes, una de las formas de proteger sus ahorros es la inversión inmobiliaria.

El invertir en el sector inmobiliario es una excelente estrategia para diversificar las inversiones en un entorno donde los mercados financieros permanecen con gran volatilidad e incertidumbre, víctimas de una depresión globalizada. Se recomienda que esto se haga  en particular en “proyectos innovadores dirigidos a mercados crecientes con potencial de rendimiento alto y seguro.”

La población Adulta Mayor de América Latina al 2050 será 4.5 mayor, por lo que se puede deducir que el invertir en una vivienda adaptada especialmente para que una persona mayor pueda vivir segura sería una muy buena oportunidad tanto para uso personal como para alquiler.


Escrito por:

Dr. José Francisco Parodi García

Médico – Geriatra

Director Médico de Bamboo Senior Health Services

Anuncios

Acerca de Bamboo Seniors Health Services

Clínica Especializada en Medicina del Adulto Mayor
Esta entrada fue publicada en La vivienda una de las claves para un buen envejecimiento y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s