Problemas de audición, relacionados con mayor riesgo de demencia


NUEVA YORK (Reuters) – Las personas que tienen problemas de audición tienen más posibilidades de desarrollar demencia a medida que envejecen, lo que genera la esperanza de que un mayor uso de audífonos pueda frenar el incremento del trastorno mental, según indicó un estudio.

La investigación sobre más de 600 hombres y mujeres por parte del equipo del cirujano Frank Lin de la Johns Hopkins University en Estados Unidos mostró que cuanto peor oían los participantes, mayor era su riesgo de demencia.

“¿Esto significa que uno desarrollará demencia si tiene problemas de audición? ¡Rotundamente no!”, dijo Lin, quien señaló que mientras que un pequeño estudio en la década de 1980 halló resultados similares, la nueva investigación fue la primera en seguir a las personas en el tiempo.

No obstante, el experto añadió que el riesgo de demencia probablemente sea mayor en quienes tienen problemas para oír.

Con fondos del Instituto Nacional de Envejecimiento de Estados Unidos, Lin y sus colegas siguieron a más de 600 hombres y mujeres de entre 36 y 90 años durante un promedio de 12 años.

Todos los participantes habían realizado un test al comienzo del estudio, pero ninguno tenía demencia en ese momento. En general, el 9 por ciento de los participantes desarrolló algún tipo de demencia -en su mayoría Alzheimer- durante la investigación, que fue publicada en Archives of Neurology.

Aquellos con pérdida auditiva leve tenían casi el doble de posibilidades de desarrollar demencia, comparado con las personas con audición normal, incluso después de descartar la influencia de la edad y otros factores.

El riesgo aumentó tres veces en aquellos con pérdida auditiva moderada y cinco veces en quienes el deterioro era severo.

Lin indicó que los motivos de la relación no están claros, aunque existen tres posibilidades. Una es que la pérdida de audición y la demencia compartan una causa común, desconocida.

Otra posibilidad es que las personas mayores que tienen problemas para oír tengan otras dificultades para lidiar con el deterioro de la función mental, o que el aislamiento social causado por la falta de audición pueda incentivar la demencia.

Los dispositivos para mejorar la audición no son cubiertos por la mayoría de las aseguradoras en Estados Unidos y el elevado costo -unos 4.000 dólares el par- podría explicar en parte por qué sólo una minoría de las personas con pérdida auditiva los usa, dijo Lin.

El autor está investigando si tratar la pérdida auditiva demoraría la aparición de la demencia.

“Realmente necesitamos comenzar a estudiar qué mecanismo exacto opera. Y necesitamos comenzar a estudiar si la asistencia auditiva podría tener algún efecto sobre la aparición de la demencia”, concluyó.

 

Reuters Health

 

Anuncios

Acerca de Bamboo Seniors Health Services

Clínica Especializada en Medicina del Adulto Mayor
Esta entrada fue publicada en Problemas de audición relacionados con mayor riesgo de demencia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s